Córdoba Ecuestre en Tarbes, Francia.

Alrededor de 15.000 espectadores se presentaron a ver el espectáculo de Córdoba Ecuestre. En 1435 el caballero Juan de Merlo acudió a Francia aceptando el reto de un gran guerrero borgoñón. De Merlo consiguió los laureles en el torneo francés y causó la admiración entre la nobleza gala. Cerca de seiscientos años después, cuatro jinetes cordobeses volvieron a causar admiración en el país vecino, en la prestigiosa feria del caballo de verano de Tarbes, Equestria 2015.

Son los jinetes de Córdoba Ecuestre que ha participado como estrella principal en La nuit de creations junto a otros artistas internacionales del caballo como La Compagnie Zarkam del maestro Gilles Fortier, Pierre Fleury, Laurent Galinier y Pieric, todos ellos franceses. Y entre este elenco de estrellas sobresalieron los números presentados por Córdoba Ecuestre: riendas largas, garrocha, baile por sevillanas, alta escuela y carrusel vaquero, llamando la atención de los 15.000 espectadores que acudieron a ver los ejercicios ejecutados a la vaquera y acompañados por las bailaoras en las siete representaciones que hicieron.

 

Una vez más, Córdoba Ecuestre llevó el nombre de su ciudad fuera de España a lomos del caballo, el elemento más singular y dinámico que transporta la esencia cordobesa y que fue aplaudido en el haras nacional de Tarbes, a pesar de la lluvia que acompañó la estancia de los jinetes.

Y, de nuevo, el espectáculo, que conformaron diez caballos -cruzados para los trabajos de vaquera y pura raza española para los ejercicios clásicos-, llamó también la atención de los representantes ecuestres internacionales que acuden a Tarbes para contratar espectáculos de calidad en los más importantes eventos y ferias del mundo, habiéndose iniciado contactos entre la representación cordobesa y destacados promotores ecuestres internacionales. Tras París, Nimes y Saumur, los caballeros cordobeses volvieron a conquistar Francia.